Tag

pequeñas cosas terribles

Artículos etiquetados con: pequeñas cosas terribles, página 2.

- página 2 -
  • Pequeñas cosas terribles: mancharte los dientes con labial

    Hace unos días les conté sobre una de mis pequeñas locuras: maquillarme siempre del mismo modo. Ahí les hablé de mi obsesión por el delineador líquido negro, la máscara de pestañas y lo más importante, el labial rojo. Soy de tez blanca; siempre me han dicho que cualquier color me ...

  • Pequeñas cosas terribles: orzuelos

    ¡No! ¿Por qué? Me levanto en la mañana y mi ojo está hinchado, como si me hubieran pegado a la salida de la disco. Duele, pica y tengo la sensación de que no puedo salir así a la calle. Eso no es lo peor, sino que en el trabajo hoy ...

  • Pequeñas cosas terribles: ser pechugona

    El común de las mujeres de mi familia, es ser de caderas anchas y trasero grande, por lo que todos se sorprendieron cuando lo mio no fue por ahí, si no todo lo contrario. Lo mio era tener un busto grande, y no solamente grande, sino prácticamente descomunal. Según mi ...

  • Pequeñas cosas terribles: el celular sin batería

    Olvidar recargar el celular es algo común. Pasa con mayor frecuencia de la que quisiéramos. A veces, durante la noche, estamos tan cansadas que sólo llegamos a dormir o bien, una película nos distrae de conectarlo. El punto es que sólo lo notamos cuando requerimos enviar un e-mail urgente o ...

  • ¿Subirías a tu hijo en coche al metro en horas peak?

    Soy mamá y tengo buena memoria. Recuerdo que en los primeros años de mi hijo, acostumbraba llevarlo en coche dondequiera que fuese. Mis compañeros de U me recuerdan por pasearme con él en los jardines del plantel. Sin embargo, hay algo que jamás se me hubiese ocurrido: este viernes, mientras ...

  • Pequeñas cosas terribles: dejar todo para última hora

    ¿El tiempo es oro? ¡Claro que lo es! Nuestro ritmo diario lo comprueba. Y si eres de aquellas para las cuales 1 minuto son 60 importantes segundos, seguro odiarás a los que dejan todo para última hora. Esta es una práctica terrible, que -según dicen- nos caracteriza como chilenos: tomar ...

  • Pequeñas cosas terribles: ser friolenta

    Hace no muchos días atrás yo continuaba utilizando mis vestidos floreados y mis sandalias de gigantes plataformas creyendo, ingenuamente, que el otoño tardaría en comenzar. O, si lo hacía, tenía toda mi fe puesta en el hecho de lo que haría lento: quizás me pondría un delgado chalequito y con ...

  • Pequeñas cosas terribles: tener un teléfono con teclas

    Cuando tenía 12 años (hoy 23), mi tía me regaló mi primer celular. Un ladrillo, obvio; pero un ladrillo moderno, porque al menos era delgado. Desde ahí, he ido evolucionando en lo que de celulares se trata. Partiendo por aquellos con sonidos polifónicos e infrarrojo a los actuales, con Mp3 ...

  • Mandar un pantallazo de Whatsapp a la persona equivocada

    Tengo un serio problema de adicción y lo reconozco: Whatsapp. ¿Y por qué Whatsapp y no Facebook messenger, Telegram, Line u otra aplicación parecida? Primero porque es fácil de usar, segundo porque todos están ahí ¡inclusive mi tía abuela lo usa! (lo cual es sólo un poco raro) y finalmente ...

  • Pequeñas cosas terribles: transportar una torta sin auto

    Al tomar hoy el metro para hacer algunos trámites, me encontré con una chica que llevaba entre sus manos una pequeña y linda torta. Subió apenas al vagón, equilibrando el dulce entre las masas de gente que lo abordaban, afortunadamente no en horario punta. Ahí, como pudo, se sentó en ...

  • Pequeñas cosas terribles: no sé tomar bien el lápiz

    Cuando era pequeña y aprendí a escribir, adquirí mi propia forma de tomar el lápiz, la cual me es totalmente cómoda. Lo sujeto entre los dedos pulgar, índice y medio, poniendo el anular y meñique en posición de descanso. Mi profesora jefa siempre quiso cambiar esa costumbre e incluso mi ...

  • Pequeñas cosas terribles: las minas superficiales

    - "¡Galla, me compré unos zapatos Zara!. Te mueres cuánto me costaron. Y una cartera Louis Vuitton, ¡yo no gasto menos de 100 lucas en ropa!" Ahh, ¡cállate que me desesperas! - como decía nuestro querido Chavito -; y es que realmente estas mujeres vuelven loco a cualquiera y no precisamente por irresistibles ...

  • Pequeñas cosas terribles: la  gente supersticiosa

    Todos convivimos con alguien supersticioso. Algunos pueden creer que es una ridiculez, mientras que para otros es un estilo de vida o parte de sus creencias, casi como religión. Particularmente no me considero crédulo, pero cuando hay momentos malos, uno comienza a creer que "algo pasa". Ahí, busca en la ...

  • Pequeñas cosas terribles: finales decepcionantes

    La vida está llena de cosas bellas, hermosas obras literarias y series magistrales. Pero cada cierto tiempo, el mundo para los fans deja de lado su tono rosa, para sumirlos en momentos de honda tristeza. Y aunque nadie lo entienda, son provocados por esos finales decepcionantes. Sé que te ha ...

  • Pequeñas cosas terribles: tener insomnio cuando debes madrugar

    Llegó marzo y el fin de las vacaciones. Con ello, regresan los horarios que te exigen madrugar y el profundo cansancio que te invade a la hora de retorno al hogar. Sin embargo, cuando recién estamos retomando la costumbre de acostarnos antes de la madrugada, los constantes carretes y trasnoches ...